Alegria Muleña

Grupo De Coros Y Danzas Niño Jesus Del Balate de la Peña Alegría Muleña

Postizas

Si por popular entendemos algo que es conocido o al menos identificado por la mayoría de la población, no cabe duda que las postizas es uno de los instrumentos más populares en el folclore murciano, pues sea quien sea al que preguntemos, probablemente las conozca e incluso sepa describírnoslas con mayor o menor precisión. Y ello es debido a que se han sido muy utilizadas en la música tradicional popular, alcanzando un grado de perfección tanto en su factura como en las técnicas de interpretación desconocido en otros instrumentos tradicionales percutidos.

 

 

Hay quien considera que el origen de las postizas, o al menos una forma menos evolucionada de ellas, son los palillos o tejoletas, consistentes en dos láminas de madera (los primeros), barro, teja o incluso dos piedras que colocadas entre los dedos y mediante un movimiento de muñeca se hacen repicar , con habilidad y práctica se pueden obtener diferentes ritmos de acompañamientos.

 


Su tamaño, forma y decoración varían según la zona y el uso. En un principio, las postizas se usaban atándolas a los cuatro dedos y agitándolas con la muñeca; también, para algunos tipos de bailes folclóricos españoles, puede fijarse al dedo medio.

Características

Cada una de las hojas de una postizas puede dividirse en las siguientes partes: 
 – corazón: cavidad interior.
– concha: parte inferior y redondeada de la hoja.
– orejas: constituyen la parte superior de la hoja, con dos orificios por donde pasa el cordoncillo o cabo que sujeta las dos hojas entre sí, y luego al dedo pulgar o medio de la mano (según la fijación).
– puente: es la parte más estrecha del instrumento, el enlace entre las dos orejas. También se llama bisagra.
– punto: es el sitio donde se tocan ambas hojas, en la base de la concha. De él depende en gran parte la calidad del sonido.
– labio: es la franja comprendida entre el círculo que limita el corazón y el borde de la concha. Algunas veces posee un pequeño relieve en forma de “escudo”, que separa las orejas de la hoja.

En la construcción de castañuelas se han empleado muchos materiales diversos, como el metal, el marfil, el hueso, la madera o la tela prensada. Pero el material que siempre se ha adaptado mejor a las necesidades de las postizas es la madera. Se pueden hacer palillos de boj, nogal, haya, palo santo, palo rosa, ébano, roble, castaño… Sin embargo, el material que reúne las condiciones ideales de dureza y sonido es el granadillo, madera importada de América del Sur y de África, que ya se empleaba en el siglo XVIII y que todavía hoy se mantiene a la cabeza de la demanda de los profesionales.

Sean cuales fueren sus características, las postizas deben ser templadas para que alcancen la plenitud de su sonoridad.Esto se logra únicamente haciéndolas sonar durante horas y horas.

Luego hay que tomar ciertas precauciones: no hay que dejar las postizas “desnudas” después de haberlas usado, sino que se deben introducir en su funda, puesto que son muy sensibles a cualquier cambio de ambiente. Tanto las temperaturas extremas como la humedad les son muy perjudiciales, y pueden ocasionar su resquebrajamiento y rotura.

 

próximo Publicación

Atrás Publicación

Dejar una contestacion

© 2018 Alegria Muleña

Tema de Anders Norén